Bitcoin: la ruleta rusa de jugar al pinchazo de la burbuja

Bitcoin: la ruleta rusa de jugar al pinchazo de la burbuja

Tenía hoy preparada otra entrada, pero tendrá que esperar. No se puede hablar de otra cosa que no sea el bitcoin. A lo largo y ancho del planeta los inversores miran la cotización de la criptodivisa sin salir de su asombro y los rumores de dinero fácil han llegado ya incluso a las familias. Muchos novatos buscan ya la forma de sacar tajada de su brutal subida.

No me pararé hoy a explicar qué es el bitcoin. Si están leyendo esto después de todo el ruido mediático que ha despertado en el último año, es muy probable que hasta ya lo sepan. Baste decir que es considerada la mayor burbuja de los últimos tiempos por expertos y personalidades relevantes del mundo de las finanzas (Jamie Dimon, consejero delegado de JPMorgan, lo calificó de fraude) y que, pese a ello, no para de subir.

Bitcoin vía Visual Capitalist.
Bitcoin vía Visual Capitalist.

El bitcoin se ha elevado hasta la estratosfera. Como recordaba aquí Víctor Blanco Moro, la revalorización de la criptodivisa es de prácticamente un 12.000.000% desde 2010, lo que supone un 388% anualizado. Es cierto que se tiende a calificar de burbuja a todo aquello que se dispara en los mercados, pero la criptodivisa huele a burbuja, se mueve como una burbuja y como tal acabará pinchando (espero no arrepentirme de esta última frase).

Ante la creencia de que el bitcoin vive instalado en un precio irreal–aunque eso no coarte a muchos de alimentarlo buscando jugosos retornos- el operador electrónico Nasdaq ha anunciado que planea cotizar futuros del bitcoin en la primera mitad del 2018. En cristiano, eso quiere decir que un inversor podrá apostar a la caída del bitcoin y, con ello, al pinchazo de su burbuja.

Parece la operación del año. Si se hace caso a los expertos, tarde o temprano la criptodivisa tendrá que bajar al mundo de los mortales. Pero no es tan sencillo y el motivo es el siguiente: no sabemos cuándo acabará su rally. Hay una frase del famoso economista John M. Keynes tan manida como apropiada en este caso y que dice “el mercado puede permanecer irracional más tiempo del que usted puede permanecer solvente”.

¿De verdad se atrevería a apostar a que el bitcoin baja? Ayer, tras superar los 11.000 dólares, se desplomó aproximadamente un 20%. De haberlo hecho, hubiera conseguido en cuestión de horas una rentabilidad superior a la que buscan gran parte de los gestores de fondos para el año completo. Claro que también podía salir cruz y subir otro 50% en apenas unos días. Lo cierto es que no hay manera de saberlo y, pese a que la razón le diría que si cree que es una burbuja debe apostar a su caída, hacerlo puede ser tan peligroso como invertir creyendo que subirá eternamente.

Al final, lo mejor que se puede hacer ante una estampida es mirarla desde la barrera. Ni subirse a lomos del toro ni correr en la dirección opuesta. Lo contrario es jugar a la ruleta rusa. Puedes ganar mucho dinero, pero también perderlo todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *